Algunas observaciones sobre derecho de autor y el negocio del libro digital

26 Oct

Recientemente el Plan Ceibal anunció la adquisición de los derechos de reproducción de una serie de libros uruguayos para ponerlos a disposición de los usuarios de las ceibalitas y de la plataforma del Plan Ceibal. A propósito de esto, el escritor Germán Machado hace algunas consideraciones en su texto “Pobres pero no boludos”: ¿el 3, el 10, el 25 o el 50% de derechos de autor en el libro digital? que me motivaron a realizar las siguientes observaciones.

1. El que las editoriales y los autores sean socios en la publicación de un libro es bastante relativo y no todas las editoriales ni todos los autores lo entienden de esa manera. De hecho, las empresas editoriales, que no las editoriales constituidas y motorizadas por una persona, se ven a sí mismas como organizaciones que invierten en los autores y sus textos, los cuales, a cambio de ceder los derechos de explotación de su obra, reciben un beneficio representado por un porcentaje sobre el precio de venta del libro.

2. El autor no reparte las utilidades con la editorial, pues el autor recibe su porcentaje antes de que el producto de la venta de cada ejemplar se emplee para pagar los costos o gastos de la producción y comercialización del libro. Es decir, el 10% que se le paga al autor por concepto de regalías es un costo más. Quien sí obtiene utilidades, cuando el libro las genera, es la editorial. De hecho, un autor recibe sus regalías, siempre que se venda un ejemplar, independientemente de que la comercialización de su obra termine por generar una utilidad para la editorial.

3. Respecto a la posición de los autores a la hora de negociar con las editoriales, no parece necesaria que haya una posición común. Cada autor, en función del éxito que ha cosechado su obra y de la relación que ha construido con la editorial, deberá determinar qué porcentaje considera el más conveniente. Pongo por ejemplo el caso de Paulo Coelho. Este escritor brasileño, conocido por vender una gran cantidad de ejemplares de sus obras, se ha permitido la libertad de compartir en su blog las versiones digitales de sus obras, de las cuales no percibe ni un solo centavo. Seguramente no todos los autores podrán tener o tendrán la misma disposición a compartir con los internautas del mundo su obra. En cualquier caso, así como pasó con el 10%, se llegará a un nuevo porcentaje por una suerte de consenso propiciado por la práctica.

4. El negocio del libro digital entraña una pequeña paradoja. Es un negocio que todavía no es negocio, por lo menos no fuera del territorio de Estados Unidos o para Amazon. Hasta ahora, y a pesar de todos los buenos augurios, la rentabilidad y sostenibilidad del modelo de negocio basado en la comercialización de contenido en formato digital está por verse. Todas las editoriales que han incursionado en el mercado digital lo han hecho para no perder participación de mercado. La premisa ha sido el que pega primero, pega dos veces. Si llegan tarde puede ser que se queden fuera del juego.

5. En la construcción de un escandallo para un libro digital carece de sentido establecer un 12,5% para el distribuidor y un 30% para el librero o librería digital. Precisamente uno de los cambios que produciría la sustitución definitiva del soporte papel por el soporte digital es la desaparición del distribuidor. En un mercado editorial digital el editor produce un libro digital y lo sube a la librería digital, no hace falta un distribuidor. Así que en todo caso, las nuevas librerías digitales deberían obtener de la descarga de cada ejemplar el libro 42,5%. Pero esto no es realmente así ya que este porcentaje no guarda relación con los recursos invertidos por la librería digital. Además, Amazon (la librería digital más importante del momento) ha puesto en práctica una estrategia que consiste en vender los libros digitales aún por debajo de su costo de producción con la finalidad de ganar la mayor participación de mercado posible y terminar por establecer un monopolio. A los editores, por si se quejan, les ha propuesto pagarles los que ello decidan que quieren ganar por la descarga de cada libro.

6. Limitar la explotación comercial a un determinado territorio en el ámbito digital es un contrasentido. Una de las grandes promesas de la publicación digital es, precisamente, que no hay fronteras físicas. Aparentemente ya no hay varios mercados editoriales sino un solo mercado editorial (digital). Un lector que se encuentre en Japón puede comprar un libro digital publicado por una editorial boliviana. Si el mercado del libro digital en Bolivia se encuentra en ciernes eso no importa, pues todos formamos parte de la nube o la red (se puede escoger cualquier imagen). Para tener acceso a esta solo necesitamos tener tarjeta de crédito y poseer un dispositivo al cual descargar el libro digital.

Finalmente, me gustaría recomendar la lectura del texto “Del precio de los ebooks a las chuches”, publicado en el desaparecido blog Paradigma Libro pero que se encuentra recogido en el libro Efímeros Instantes: todos los post del blog Paradigma Libro (está disponible para descargar de forma gratuita), en el cual se explica bastante bien cómo pensar acerca de la fijación del precio de un libro digital.

También quisiera sugerir la lectura de “Más textos escolares abiertos”, un artículo acerca del proyecto de distribuir en British Columbia, Canadá, textos educativos para 40 asignaturas de dos grados de educación básica. Estos textos, desarrollados por el gobierno regional, serán distribuidos de forma libre y gratuita por Internet, o impresos y a bajo costo, con licencia Creative Commons Atribución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: