Bajo la luna

15 May

Josefina Bianchi de Bajo la luna.

Si bien el origen de la editorial argentina Bajo la luna se remonta al año 1992, en Rosario, su camino definitivo comenzó en Buenos Aires, hace ya diez años. En manos de Miguel Balaguer y Valentina Rebasa, un matrimonio de gran talento y vocación, la editorial fue afianzándose en un medio competitivo gracias a la calidad de sus selecciones y a la impecable gráfica, cuya responsable es Valentina Rebasa. Su catálogo estuvo durante el primer tiempo comprometido con la poesía argentina (más de 50 títulos así lo demuestran: Bellezi, Muschietti, Rosenberg, Negroni, Samoilovich…), pero también con traducciones y otros poetas extranjeros  de la talla de José Watanabe, José Kozer o Lorenzo García Vega, por citar algunos.
Más tarde la poesía dejó paso a la narrativa y al ensayo, y no sólo de autores argentinos. Del heterogéneo conjunto llaman la atención los autores coreanos, algo que para muchos suena extraño. Tal vez, gracias a su cine de vanguardia, la cultura coreana está ganando espacio en otros ámbitos, como el literario. Y también, gracias a su enérgica cultura pop, especialmente la música o las telenovelas, el interés por Corea muestra, al menos en Argentina, un crecimiento sorprendente entre los más jóvenes. Nos señala entusiasmada Josefina Bianchi, gerente comercial de Bajo la luna, que la presencia de los autores coreanos en el catálogo ha abierto para la editorial el acceso a puntos de venta no convencionales, como lo es el Museo de Arte Oriental.
De esta literatura coreana contemporánea que, a juzgar por sus numerosas traducciones, se anuncia con gran fuerza, Bajo la Luna ha publicado a los poetas Mu-san Baek (Ulsan, 1954) con su primer libro El tiempo humano; Hwang Ji-woo (Haenam, 1952) con No brilla la luz verdadera (antología) y a Choi Seung-ho (Chungcheon, 1954) con un libro de muy sugerente título: Autobiografía del hielo.
A la lista se suman estos destacados narradores coreanos: Tengo derecho a destruirme de Kim Young-ha (Hwacheon, 1968), traducida a nueve idiomas; Nueve pares de zapatos de Yun Heung-gil (1942) y la polémica novela Mandala, que hace una fuerte crítica de la institución budista en Corea, de Seongdong Kim (Chungra, 1947)
También el interés por la literatura oriental ha llevado a Bajo la luna a un ambicioso proyecto a cargo de Alberto Silva que se irá concretando a lo largo de dos años: cuatro tomos dedicados al Zen: filosofía, religion, historia y relación con los movimientos contraculturales en Occidente de comienzos del siglo XX.
En definitiva, un trabajo editorial a la vieja usanza, signado por las apuestas personales, la vocación, la calidad, el compromiso, el riesgo y la persistencia. ¡Viva Bajo la luna!

Blanca Strepponi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: