Conferencia Editorial 2010: Octavio Kulesz

8 Sep

Octavio Kulesz. Imagen tomada de 100 Volando.

Desde hace dos años Opción Libros viene organizando la Conferencia Editorial, un “ciclo de actualización profesional” dirigido a los agentes de la cadena de valor del libro. Este año el ciclo, que se realizará los días 9 y 10 de septiembre, estará dedicado a la revolución digital y al cambio de paradigma en la industria editorial.
Entre los panelistas del evento estará Octavio Kulesz, uno de los fundadores de Libros del Zorzal y director de Editorial Teseo, quien respondió algunas preguntas sobre la digitalización como una suerte de adelanto de su conferencia “La revolución digital y la bibliodiversidad”.

¿Cómo deberían estar organizadas las nuevas empresas editoriales para poder afrontar los retos de la digitalización?
Octavio Kulesz: Diría que de una forma muy distinta a como lo han estado hasta hoy. Lo primero que debe ponerse en cuestión es la idea de stock. Como la era electrónica implica, en el caso de la producción y distribución de contenidos escritos, la crisis de la logística tradicional es importante que los editores puedan encontrar una manera de organizarse que gire más alrededor de Internet que alrededor de un depósito lleno de libros. Se trata en consecuencia de darle menos relevancia al espacio físico en el ámbito laboral y de priorizar más bien la interacción online de los equipos de trabajo.

Partiendo del título de tu conferencia, ¿en qué medida la bibliodiversidad depende o dependerá de la revolución digital?
OK: En mi opinión, estamos frente una gran oportunidad. Los nuevos formatos y los nuevos modelos de negocio que aparecen con la revolución electrónica pueden ser de suma utilidad para los editores en la medida en que sepan aprovecharlos. La bibliodiversidad supone entre otras cosas el hecho de que los lectores puedan encontrar de una forma sencilla y accesible los textos que necesitan, y en ese sentido la nueva era inaugurada por la Web en el mundo del libro puede constituir un paso interesante.

¿En manos de quién se encuentra la digitalización? ¿De las editoriales emergentes?
OK: La digitalización es una ola imparable de la cultura contemporánea. Está en manos de todos, desde el autor menos conocido, que ha escaneado y aplicado OCR a sus viejos textos escritos a máquina, hasta el lector amante de la poesía que publica algún blog perdido en el ciberespacio. Justamente los editores deberían acompañar esa macrotendencia, digitalizando sus catálogos antiguos e incorporando tecnología digital en sus procesos internos.

¿Cómo deberían ser las estrategias pública y privada de digitalización?
OK: Hasta el momento en Argentina han existido apenas algunos intentos aislados de digitalizar fondos públicos y privados, y lo logrado es mínimo comparado con lo que podría hacerse. Y no es sólo que la digitalización represente una ventaja, sino que la estrategia contraria, es decir la inacción, es sumamente peligrosa, pues pone en juego la conservación de nuestro patrimonio cultural e histórico. Es célebre el caso de los documentos de los siglos XVII y XVIII que se vieron afectados por una filtración de agua en la provincia argentina de Córdoba en junio pasado: como no había existido una estrategia de digitalización el contenido de esos documentos se perdió para siempre.
 
¿Qué representa la digitalización? ¿La posibilidad de tener nuevos formatos para el contenido, la respuesta a las nuevas prácticas de lectura o un cambio en el modelo de negocio editorial?
OK: La digitalización implica varias ventajas:

  • la posibilidad de conservar textos e imágenes para la posteridad (claro que para eso es necesario elegir los formatos y los soportes adecuados, así como actualizarlos periódicamente).
  • la oportunidad de nuevos modelos de negocio que apunten al mundo entero y no solamente a los lectores del barrio.
  • el aumento exponencial de la productividad, tanto en el ámbito público como en el privado, gracias al manejo de archivos digitales en lugar de papeles, biblioratos, carpetas, etc.

¿Cuáles son los criterios de calidad para la edición y el diseño de un eBook?
OK: En mi opinión, es fundamental advertir que un eBook no puede concebirse como una mera copia en formato electrónico de un libro papel. Para que un eBook sea un producto de calidad, debe reunir tanto requisitos técnicos (extensión de archivo adecuada, inclusión de metadata abundante, etc.) como editoriales (contenido y estética). El tema, por supuesto, es amplísimo.

¿Cómo se podría definir el perfil del lector de eBooks? ¿Es distinto al lector de libros impresos?
OK: Pienso que sí. Incluso una misma persona lee los eBooks y los libros físicos de un modo diferente. No sólo por el hecho de que en los primeros la pantalla reemplaza al papel, sino porque en los eBooks comienza a tomar un fuerte protagonismo la conexión a Internet. Y uno no lee de la misma forma un texto online que un texto “desconectado”. Pero aquí falta mucho por investigar.

¿Crees que haya una auténtica oposición entre libros impresos y eBooks?
OK: En verdad, sí. Muchos colegas me insisten siempre en que para ellos el paso de uno a otro es simplemente un cambio de material, porque lo importante son los contenidos, que permanecen, etc. Pero cada vez más percibo que el libro de papel e eBook constituyen dos productos muy diferentes. Uno estático, de lectura y producción individuales (como señala McLuhan en Galaxia Gutenberg) y el otro dinámico, interactivo, de lectura y producción colectivas.

¿Todas las editoriales deberían migrar sus libros al formato eBook sin importar el tipo de libro que publican?
OK: Diría que no, que no se dejen llevar ciegamente por las noticias en los medios. Hay editoriales a las que jamás les recomendaría migrar a digital, porque significaría una suerte de suicidio; me refiero a sellos que están completamente asociados a un objeto papel, de arte, que cuida mucho la relación entre soporte y contenido. A ellos les diría que les irá mejor si insistieran todavía más en el valor del libro objeto, con página de guarda, solapa, etc., antes que si se lanzaran imprudentemente en las turbulentas aguas de la era electrónica. Por otra parte, a muchos otros sí les serviría pensar una estrategia digital, aunque hay que tener mucho cuidado, porque no todo es digitalizar y subir PDFs a la Web (incluso diría que ésa es normalmente la peor estrategia, por varios motivos); lo importante es comprender qué formatos y qué software convienen en cada caso.

¿Hay un tipo de contenido ideal para el formato eBook?
OK: El eBook es tan variado y multiforme que en algún momento podrá haber buenas versiones digitales para casi cualquier tipo de contenido (ensayo, literatura, infantil, cómics, etc.). Pero insisto en que serán nuevos productos, con vida propia, y no meras réplicas electrónicas de un original en papel.

¿Hay un modelo de negocio viable y rentable para el contenido digital en los países emergentes?
OK: Creo que sí. Justamente por las enormes dificultades de distribución tradicional que tenemos en nuestros países es vital que los editores comiencen a experimentar con nuevos formatos, soportes y modelos de negocios que permitan hacer llegar los eBooks allí donde los libros de Gutenberg han fracasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: