Andrea Palet y el magíster y diplomado en edición UDP-UPF

6 Jul

Andrea Palet

“nuestro trabajo no es hacer libros para dejar contento a un autor, sino hacer libros que le importen a la sociedad, que la entretengan pero también la incomoden, la desafíen y le hagan pensar todo de nuevo”

No puede haber mejor comienzo para la colaboración entre [el ojo fisgón] y Sobre Edición que una entrevista a Andrea Palet, escritora y editora chilena. Aunque era una tentadora opción, a Palet no le hemos preguntado por su experiencia en la edición de libros sino por lo que tiene que ofrecer a los estudiantes el magíster y diplomado en Edición de la Universidad Diego Portales y la Universitat Pompeu Fabra que ella dirige. Sus respuestas nos han brindado la oportunidad de conocer algunas de las ideas que dan sustento a este posgrado y la visión de Palet sobre la edición y la industria editorial. 

¿Cuál es el objetivo del Magíster y Diplomado en Edición UDP-UPF?
Andrea Palet: Preparar a profesionales para el oficio editorial, para la industria del libro, y cuando digo industria incluyo por supuesto los emprendimientos pequeños y rabiosos, a veces bien y a veces mal llamados independientes. También nos interesa crear un espacio en el mundo académico para pensar sobre el libro, la lectura y los medios, por dos razones: por una parte, las ideas a medio cocinar y los juicios fáciles en este ámbito hacen nata, sobre todo en la prensa cultural; por otra, los cambios a los que asistimos son muchos y muy profundos, y no nos queremos quedar en la discusión sobre si el libro electrónico matará al papel, o si tal o cual modelo de negocio salvará a la industria. Estamos en presencia de una mutación cultural, me parece, que incide en la lectura como proceso neurológico, que nos tiene en la disyuntiva conexión versus profundidad, que se relaciona directamente con la economía de la atención, como se la ha llamado. Es un proceso que no terminamos de entender del todo, y por eso mismo hay que pensarlo. Si esa reflexión no se hace en un posgrado que atañe a la organización de un conocimiento para ser comunicado, que eso y no otra cosa es la edición, estos estudios para mí no tienen mucho sentido.

En términos generales, ¿cuál es el bagaje educativo y profesional de los estudiantes del Magíster y Diplomado en Edición UDP-UPF?
AP: Nuestros alumnos son gente de letras en su gran mayoría: periodistas, licenciados en literatura, profesores de castellano, traductores, más o menos en ese orden. En cada promoción ha habido también diseñadores gráficos, lo que resulta muy interesante porque aportan una perspectiva diferente de la nuestra, tan sesgada hacia la palabra. Y hay algunos alumnos que vienen de disciplinas artísticas: profesores de arte, guionistas, escultores. En cada promoción, además, hay una parte, pequeña todavía, de alumnos extranjeros –colombianos, argentinos, mexicanos, venezolanos, próximamente ecuatorianos–, lo que me pone muy contenta.

¿Qué tipos de conocimientos y herramientas adquieren los estudiantes en el Magíster y Diplomado en Edición UDP-UPF?
AP:Uf, esta respuesta es larga y muy aburrida; trataré de resumir. Funcionamiento actual de la industria y el mercado del libro y los nuevos medios, proceso y técnica editorial, preproducción y producción del libro, herramientas para crear proyectos editoriales, historia del libro y de las revistas (hasta hace poco centradas en Chile, pero que pienso modificar dada la presencia de alumnos extranjeros), géneros periodísticos y literarios, la lógica de Internet, herramientas digitales, diseño de publicaciones, negociación y derechos de autor, marketing y promoción, gestión estratégica de medios. Sobrevuela el programa una preocupación por la ética del editor, que muy a grandes rasgos sintetizo con la idea de que nuestro trabajo no es hacer libros para dejar contento a un autor, sino hacer libros que le importen a la sociedad, que la entretengan pero también la incomoden, la desafíen y le hagan pensar todo de nuevo.

¿De qué manera el Magíster y Diplomado en Edición UDP-UPF contribuye a reforzar aquellos aspectos de los oficios relacionados con la actividad editorial que los profesionales sólo pueden aprender mediante la práctica?
AP: Todo en un editor es práctica, vida y lectura. Me encantaría tener muchos cursos teóricos sobre los temas más variados, porque un editor debería saber de todo, de ciencia, de historia, de juguetes, de frutas, de cine, de política, de moda, pero lo cierto es que este programa es básicamente práctica editorial. Los alumnos deben saber hacer informes de lectura, escandallos, publicaciones virtuales, proyectos de colecciones, y así. Su trabajo de tesis o tesina, por último, es un libro o una revista que ellos proponen a la sociedad y al mercado.

¿Cómo definiría usted el perfil del profesional que necesita actualmente el sector editorial?
AP: ¿Qué es el sector editorial? Si lo piensas como el circuito tradicional de la industria y el mercado del libro en castellano, con todas sus heridas y las incertidumbres que sabemos, no sé si queremos formar profesionales cuya máxima aspiración sea conseguir un buen puesto en ese mundo, y luego simplemente vegetar o medrar allí. Más me gustarían personas con ganas de perderlo todo en una aventura riesgosa pero inteligente, profesionales que desafíen el estado de las cosas, gente con capacidad crítica y creatividad. Si el sector editorial los quiere, fantástico; si no, que sean capaces de inventar algo ellos solos.

¿Cree usted que el Magíster y Diplomado en Edición UDP-UPF está ofreciéndoles a los estudiantes los conocimientos necesarios para comprender las transformaciones que está sufriendo el sector editorial y enfrentarse profesionalmente al panorama que se está configurando gracias a éstas?.
AP: En mi papel de directora de un posgrado solo hay una respuesta posible: sí, claro. En todo caso, me parece que los conocimientos que el sector requiere no son demasiado complejos, aun con las transformaciones en curso; más importante es comprender lo que ocurre con la lectura y la captura de información en general. ¿Es cierto que la concentración, la pausa y la profundidad están en declive? Si hay cifras como que el 70% de los chilenos no entiende todo lo que lee, pareciera que sí. ¿Debemos acostumbrarnos a una nueva forma de leer, más superficial y fragmentaria pero más conectada? No lo sé seguro, por eso tenemos que pensarlo, para ver qué libros y qué medios escritos debemos hacer entonces.

¿Cree que el Magíster y Diplomado en Edición UDP-UPF está ofreciéndoles a los estudiantes los conocimientos necesarios para desempeñar los nuevos oficios que están apareciendo gracias a la emergencia de lo digital?
AP: Siempre pienso que los cursos son insuficientes, pero es porque creo que la formación de un editor lleva toda una vida.

¿Está el sector del libro en capacidad de absorber a los profesionales que se están formando en los cursos de postgrado en edición?
AP: El sector del libro en Chile es pequeño, pero hay innumerables reparticiones públicas y una cincuentena de universidades que producen textos y publicaciones, y que necesitan con urgencia editores inteligentes y bien preparados. Eso le hace bien al país, y el país nos importa tanto o más que un puñado de escritores que quieren ver sus libros lindamente publicados.

¿Cuál es el valor que aporta el carácter interuniversitario e intercontinental del Magíster y Diplomado en Edición UDP-UPF?
AP: Todos los latinoamericanos sabemos de la importancia que nuestra sociedad asigna a los títulos universitarios europeos, por buenas razones por lo demás. Entonces hay de partida un atributo ventajoso en lo formal, que es contar con un título internacional además del chileno. Pero por supuesto importa también la experiencia y perspectiva de los docentes UPF, viniendo como vienen de la cuarta potencia editorial del mundo, y de un programa de edición que tiene dieciséis años de existencia, con mucho éxito. El aporte de los cursos dictados por profesores de la Pompeu Fabra suma, y mucho.

¿Qué relación tiene la industria del libro chilena con el Magíster y Diplomado en Edición UDP-UPF?
AP: Los profesores del programa son directores editoriales, críticos literarios, agentes, directores de revistas, editores de suplementos, escritores, periodistas de cultura y diseñadores gráficos, esto es, gente de la industria, gente que trabaja “en terreno”, lo que ya implica una relación cercana. Además, Chile no es un país tan grande en población, más o menos nos conocemos todos y hay una relación fluida.

¿Se hace un seguimiento a la trayectoria profesional de los egresados del Magíster y Diplomado en Edición UDP-UPF?
AP: Siempre hay un porcentaje de ex alumnos a quienes se les pierde la pista, generalmente porque se trasladan fuera del país, pero con la mayoría mantenemos contacto y sabemos dónde están trabajando y qué han publicado. Tenemos como política, por ejemplo, colaborar con todas las presentaciones de libros o revistas publicados por alumnos nuestros, y muchas de ellas se realizan en el Auditorio de la Facultad. Promovemos sus publicaciones en las redes sociales, y tratamos de que se conozcan las distintas generaciones de alumnos: de ahí salen proyectos interesantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: