Los libros, la lectura y el Estado venezolano

9 Dic
Foto: elisart.


Hasta ahora en este espacio no había publicado nada, o casi nada, relacionado con la política cultural del Estado venezolano. Pero la nota “
Funcionarios del Estado socializan los saberes a través de la lectura liberadora“, publicada por la Agencia Bolivariana de Noticias, muestra de una forma tan clara la manera en que el Estado venezolano gestiona la cultura, específicamente la parte de ésta que tiene que ver con los libros y la lectura, que consideré importante compartirla con los gentiles lectores de este blog.

Caracas, 09 Dic. ABN.- Son las 7:00 de la mañana y un grupo de trabajadores y trabajadoras del Estado, aún con el sabor del primer café, se reúne para abrirle un espacio a la lectura liberadora en colectivo.
Durante una hora sus integrantes ‘se escapan’ del entorno laboral cotidiano y se sumergen en otro donde la literatura, la poesía, la dramaturgia, el ensayo, y hasta el refranero popular, se interpretan y disfrutan libremente.
Este grupo de personas pertenece a una de las 15 escuadras de lectura que se han formado y desarrollado en el Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia, como parte del Plan Revolucionario de Lectura (PRL), cuyo lanzamiento oficial se hizo el pasado 25 de abril de este año.
Dicho programa además de penetrar los centros educativos, los consejos comunales y las comunidades en general, ha llegado también a las instituciones del Estado.
La viceministra de Asuntos Estratégicos del Ministerio del Despacho de la Presidencia, Mireidis Marcano, explicó que como parte de la construcción de la nueva ética hacia una educación y cultura socialista con valores humanísticos, la participación del funcionario de la administración pública es sumamente importante.
‘Si no hay un funcionario formado, consciente, claro ideológicamente, no se puede fortalecer una revolución’, afirmó.
Las 15 Escuadras Revolucionarias de Lectura (ERL), que existen en el ministerio, están conformadas por más de cien trabajadores, que motivados por las ganas de reunirse a leer, analizar y escribir, han encontrado un espacio dentro de su jornada laboral.
‘Hay flexibilidad en cuanto a los horarios de reunión, según las posibilidades de cada grupo, incluso una escuadra decidió que se reuniría a las 7:00 de la mañana, porque era el momento que tenían disponible’, expresó Marcano, quien también pertenece a una ERL dentro del Viceministerio.
Marcano resaltó la libertad que existe en la escogencia de los textos que tiene cada uno de los que integran las escuadras.
‘Buscamos la transformación del funcionario mediante un método tan motivador como el PRL, donde cada uno escoge, discute y analiza la lectura en un espacio de total libertad’, dijo.
Cada grupo, compuesto por entre 8 a 15 participantes, tiene un enlace que se encarga de articular con el promotor o facilitador de la lectura formado por la Oficina Nacional del PRL, quien previamente le proporcionó estrategias de lectura en una serie de talleres realizados en el Ministerio.
Una vez que se conforma la escuadra, los participantes se reúnen para leer, analizar y escribir sobre los contenidos que ellos mismos han escogido en anteriores encuentros.
Para impulsar las iniciativas lectoras y de investigación de quienes que laboran en el Ministerio, y que además forman parte de las ERL, recientemente se creó la Biblioteca del Viceministerio de Asuntos Estratégicos Concepción Mariño, que actualmente alberga mil títulos entre los que se encuentran los de las editoriales del Estado como la Biblioteca Ayacucho, El perro y la rana y la Biblioteca de los consejos comunales.
Igualmente, dentro del Ministerio del Despacho, específicamente en la Dirección de Relaciones Presidenciales Nacionales, se llevó a cabo el Curso de formación política Simón Bolívar, que culminó su primera promoción y espera articularse con los escuadrones de lectura, para así darle continuidad al debate de las ideas y la profundización del conocimiento de los funcionarios públicos.
Además de todas facilidades para acercarse a la lectura con que cuentan los integrantes de las escuadras, existe también un cuaderno de lecturas sugeridas, en las cuales puede encontrarse narrativa, reseñas biográficas, textos históricos y políticos, poesía, escritos de próceres y revolucionarios latinoamericanos, entre otros.
Una vez que dan las 8:00 de la mañana, y que la reunión de una de las escuadras madrugadoras culmina para darle paso a las actividades laborales, los trabajadores y trabajadoras que vuelven a sus puestos saben que como dice uno de los textos de su cuaderno de lecturas sugeridas ya no pertenecen a ‘ese pueblo que duerme como el agua de un estanque un día sin viento’, pues, como dice Federico García Lorca, un libro o unos libros los han estremecido e inquietado para enseñarles nuevos horizontes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: