Hay cosas que no cambian

13 Oct
Foto: Ian Koh.
Detalle del Códice Vyssegradensis.
Fue elaborado a finales del siglo XI para celebrar el aniversario
de la coronación del rey checo Vratislav II.

Los escribas que producían los manuscritos literarios constituían una profesión importante con no escasa educación y eran retribuidos por el número de líneas, probablemente calculadas por término medio, o según la clase del manuscrito. Cuando el escriba había terminado su trabajo seguía la corrección, bien hecha por él mismo, bien por un corrector, que enmendaba los errores del escriba e incluso escribía al margen observaciones críticas para la interpretación del texto (los llamados escolios), o con signos especiales (asteriscos y otros) llamaba la atención acerca de sus peculiaridades estilísticas.

Sven Dahl, La historia del libro
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: