El editor independiente

12 Nov

Un editor independiente concibe su política editorial con total libertad, de forma autónoma y soberana; no es el órgano de expresión de un partido político, de una institución, de un grupo de comunicación o de una empresa. La estructuración del capital del editor y la identidad de sus accionistas también dicen mucho sobre su independencia. La “financiarización” del mundo editorial —compra de editoriales por parte de actores del mundo empresarial sin relación alguna con la profesión de editor e instauración de una política de rentabilidad elevada—
implica una pérdida de independencia y muy a menudo una alteración de la línea editorial. El editor independiente, debido a su libertad de expresión, es un destacado actor de la bibliodiversidad. Más allá de estos elementos de definición —que sientan los grandes principios de la independencia— puede apreciarse de forma más precisa el nivel de independencia de una editorial mediante criterios cuantitativos, y también cualitativos: ¿a quién le pertenece la estructura? ¿Cuál es el peso de la búsqueda de beneficios en la política editorial? ¿Cómo y con qué coherencia se construye el catálogo? ¿Cómo se relaciona el editor con el lector?

Tomado de la Declaración internacional de los editores independientes, por la protección y la promoción de la bibliodiversidad, Alianza de los editores independientes.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: