El difícil arte de editar literatura

6 Abr
Algunas páginas del original de Por el camino de Swann con correcciones de Proust.
Lo extenso del manuscrito más las numerosas (e ininteligibles)
correcciones del autor hicieron que Gide lo rechazara.

En mayo se cumplirán cuarenta años de la publicación de Cien años de soledad. Tras vender más de 30 millones de ejemplares y ser traducida a unos cincuenta idiomas, no cabe la menor duda de que cuando esta obra llegó a manos del editor Francisco Porrúa exhibía unas cualidades que lo convencieron de inmediato de publicarla. El mismo Porrúa ha aclarado que él no hizo ningún descubrimiento y que su decisión no fue nada difícil, ¿cómo no publicaría una obra de tanta calidad? Además ya conocía el trabajo de García Márquez. Al parecer lo verdaderamente complicado fue lograr que el escritor le enviara el manuscrito completo de su novela, pues no le alcanzaba el dinero para enviar el voluminoso paquete desde Colombia a Argentina.
Contada de esta manera, la historia de cómo Cien años de soledad fue publicada hace cuatro décadas por la Editorial Sudamericana puede hacer creer a muchos que publicar literatura es, dentro de la edición, uno de las ocupaciones más sencillas a la vez que la más placentera que hay por carecer de contratiempos. Pero si bien editar y publicar literatura, en todos sus géneros, es una de las tareas más satisfactorias que puede realizar un editor de libros ésta no es para nada sencilla. Al contrario, trabajar con literatura es un oficio arduo, lleno de sinsabores y, sobre todo, de incomprensión. En la industria editorial de habla hispana, por ejemplo, no se entiende para qué puede ser necesaria la participación de un editor en la publicación de una obra literaria. Como lo afirmó la editora colombiana Margarita Valencia en una entrevista en El malpensante:


creemos que si alguien, tocado por la inspiración, produjo un texto, no se debe intervenir y así tal cual se debe publicar –a lo más se le hace una corrección ligera–. Pero creo que el editor tiene la obligación de hacer que la obra de un autor llegue de la mejor manera posible al lector, y eso supone, en un momento dado, decirle abiertamente al autor que su obra tiene problemas de estructura, de redacción, que le sobra una parte, que le hace falta un capítulo.

Por supuesto, los editores también se equivocan al hacer su trabajo, sobre todo cuando se trata de una tarea tan compleja como evaluar la calidad de una obra. Es célebre la anécdota que cuenta cómo En busca del tiempo perdido (las primeras novelas) de Marcel Proust fue rechazada por André Gide, escritor y miembro del comité editorial de la NRF. Gide leyó el extenso manuscrito a petición de Gastón Gallimard quien, al frente de la NRF, lo había recibido de manos del mismo Proust. Pero Gide y Gallimard no fueron los únicos en equivocarse respecto a esta obra.
Bernard Grasset, el editor a quien decidió acudir Proust tras el rechazo de la NRF, aceptó publicar la obra pero con la condición de que la inversión la hiciera el autor. Gracias a esto Gallimard pudo recuperar En busca del tiempo perdido y, de paso, enmendar su error. Según León-Pierre Quint, Gide llegó a escribir una carta a Proust en la que le decía (con una buena dosis de melodrama):

El rechazo de su libro permanecerá como el más grave error cometido por la NRF y (puesto que me avergüenzo de ser muy responsable de ello) uno de los pesares, de los remordimientos más agudos de mi vida.

Tal como lo dijo el mismo Porrúa en alguna entrevista, no existen reglas por las que se pueda guiar un editor para determinar si un texto es publicable o no; mucho menos si se trata de literatura. La mejor guía, a fin de cuentas, será la impresión que el texto deje en el editor cuando lo lea. Si el texto logra sorprenderlo, quizás entusiasmarlo, entonces es un texto con la calidad suficiente como para apostar por su publicación. Al final de cuentas, cuando se publican libros lo único que importa es la calidad.

Anuncios

8 comentarios to “El difícil arte de editar literatura”

  1. Francisco J. 11/04/2007 a 10:22 am #

    Quë interesantes son vuestros contenidos, gracias por unos momentos tan intensos.
    Animo.
    http://diariodeunfuncionario.blogspot

    por si os apetece comentar mi blogg

  2. Leroy Gutiérrez 11/04/2007 a 12:22 pm #

    Gracias Francisco. Busco que haya un equilibrio entre información ligera y textos más reflexivos, que problematicen el tema de la edición. Con gusto visitaré tu blog.
    Saludos.

  3. EDITOR GENERAL OIMC 03/11/2007 a 1:46 am #

    Primero que todo, felicitaciones por este interesante blog. Me pregunto, si más allá de la mucha o poca calidad literaria que pueda tener un escritor, ¿cómo hace una persona común y corriente, que escribe, para “autoeditarse”, o si eso no se puede? Porque muchos de los que escribimos no tenemos los medios para hacernos editar o dar a conocer en primer lugar. Por otra parte, si la crítica es desfavorable, ¿debe desistirse del intento, aunque uno sienta pasión por lo que esribe, aunque quizás, “no lo consideren lo suficientemente bueno”?
    SALUDOS DESDE BOGOTÁ- COLOMBIA

  4. Leroy Gutiérrez 03/11/2007 a 8:22 pm #

    Si un escritor como Marcel Proust estuvo dispuesto a financiar la publicación de sus obras, cualquier escritor puede decidir autoeditarse. Sin embargo, la autoedición entraña dos problemas. El primero es que exige tener una capacidad de crítica o de autocrítica muy bien desarrollada, pues se corre el riesgo de que el escritor termine siendo excesivamente indulgente consigo mismo y esté dispuesto a publicar cualquier cosa que escriba; total es su obra y es dinero. En segundo lugar, el autoeditarse priva al escritor de la satisfacción de ser reconocido por sus pares, los escritores y los editores.
    Considero que antes de probar con la autoedición hay que participar en concursos literarios o publicar en revistas culturales. Hasta se puede llegar a publicar o divulgar la obra por Internet a ver si alguien se interesa en publicarla en formato libro.
    En cuanto a lo de darse por vencido ante las críticas negativas, el escritor debe arriesgarse, debe seguir escribiendo. No sólo porque no sabe cuándo le tocará su turno de publicar sino porque, se supone, que para él escribir es vital.

    Saludos y suerte,

    Leroy

  5. EDITOR GENERAL OIMC 03/11/2007 a 11:36 pm #

    Gracias por su amable vrespuesta, Su artículo es sencillo, pero a la vez magnífico. Lo republicaré en mi blog bajo los términod de la licencia de Creative Commons que usted expone, junto a unos apartes de un artículo muy cercano al suyo en cuanto al contenido, de un amigo blogger virtual en Chile. Gracias.

  6. lully, Reflexiones al desnudo 10/11/2007 a 1:49 am #

    Interesante el tema desde tu punto de vista objetivo. Finalmente es relevante la calidad y que el escrito conquiste al editor, sin duda, buen paso para conquistar lectores, pero como todo, no siempre es un acierto dado los antecedentes de equivocaciones de “expertos” en el tema, con lo cual me queda un sinsabor de lo que es y no es justo con los escritores.

    Un abrazo cálido para tí!

  7. Leroy Gutiérrez 11/11/2007 a 1:12 am #

    Querida Lully:

    No hay un criterio que tenga validez universal. Me refiero a que aunque un editor tenga gran sensibilidad hacia la literatura, mucha experiencia y muchos aciertos, no hay manera de que su criterio sea infalible. Estoy seguro de que el criterio para publicar la obra de alguien como García Márquez no sirve para decidir la publicación de la obra de alguien como Alberto Fuguet o Juan Villoro.
    Y, sí, la edición de libros es muy injusta.

    Un abrazo para ti también.

  8. Víctor Manuel 30/12/2007 a 4:28 am #

    También me ha gustado mucho tu escrito sobre la edición de literatura. Sin dudas que es una tarea difícil y falta de gloria. Creo que todo buen escritor puede apreciar el proceso de edición, porque él o ella misma se edita múltiples veces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: