Una mosca en la sopa

28 Feb
Foto: Dan Foy

Visité el Salón del Libro 2007 en su segundo día (25/2/07). A pesar de ser una feria pequeña, cuenta con cerca de cincuenta expositores, es realmente muy agradable. Probablemente se deba a que las instalaciones en las que se realiza son cómodas y permiten que el visitante se desplace fácilmente entre los diferentes stands. Además, salvo algunas ausencias, se encuentran presentes los expositores de siempre, aquellos que durante años les han asegurado a los venezolanos una oferta editorial diversa. Pero no todo respecto al Salón del Libro es bueno.
Al llegar al stand 404, Le monde de l’image, me sorprendió ver que junto a unas excelentes postales se expendían una enorme cantidad de DVD’s piratas. Y no me di cuenta de lo que sucedía por mi agudeza o perspicacia, no. Me di cuenta simplemente porque los DVD’s piratas ocupan la mayor parte del stand y quienes lo atienden no hacen nada por disimular lo que allí pasa. De cualquier manera sería difícil que no llamara la atención el número de personas que se congregan en ese stand.
Y no sólo me sorprende que en el mismo recinto en el que el Seniat (Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria) hace campaña contra la piratería, hay un stand que vende DVD’s piratas, sino que no es la primera vez que pasa. Lo mismo ocurrió en la Feria Internacional del Libro de Venezuela 2006. Cuando esto sucede en una feria organizada por el Estado venezolano, se puede acusar al gobierno de negligente, quizás de cómplice de una práctica ilícita. Pero cuando ocurre en un evento organizado por la empresa privada, ¿qué es lo que pasa? Esto sólo contribuye a reforzar las hipótesis que afirman que las empresas privadas no pierden debido a la piratería, al contrario, obtienen muchos beneficios.
Quizás en Venezuela nos hemos acostumbrado tanto a los productos piratas que ya no reconocemos la diferencia entre estos y los legales. También es posible que como se trate de películas y no de libros funcione aquello de “se mira la paja en el ojo ajeno y no la viga que hay en el propio”.
Aventuro una última posibilidad. Es probable que nadie se haya dado cuenta todavía de lo que ocurre en el Salón del Libro 2007, de que hay una mosca en la sopa.

Post Scriptum (alguien se percató de la mosca)
Me he enterado de que la Cámara Venezolana del Libro ha tomado cartas en el asunto y le ha exigido al expositor que retire del Salón del Libro los DVD’s piratas. ¡Enhorabuena! Más vale tarde, que nunca.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: