Cualidades que requiere el aspirante a editor

31 Jul

Según Beatriz de Moura, fundadora de la editorial Tusquets, éstas son algunas de las cualidades esenciales que debe tener alguien si aspira a ser editor:

  • Amar la lectura y, por supuesto, haber sido ya previamente un lector asiduo, de preferencia desde muy joven –y, mejor aún, desde niño–.
  • Haber sido agraciado con el don de la curiosidad.
  • Carecer de prejuicios: un libro gusta o no gusta, cualquiera que sea su género literario, de dondequiera que provenga (culturas, países o lenguas), quienquiera que lo haya escrito (mujer u hombre, negro, blanco, rojo o amarillo, hetero u homosexual, narciso, sado o masoquista o las tres cosas, creyente ateo, de derecha o de izquierda, etc.).
  • Tener facilidad para los idiomas.
  • Estar dotado de un desarrollado “don de gentes” y de un notable don de la movilidad.
  • Haberse curtido en alguna experiencia laboral previa en las distintas actividades que genera una editorial, y saber en cuál de ellas, de preferencia, cree que puede dar lo mejor de sí mismo.
  • Ser paciente, muy, pero que muy paciente –y muy, pero que muy tenaz, más terco que una mula empecinada–.
  • Sentirse atraído por el riesgo permanente, ser intrépido sin por ello llegar a ser temerario.
  • Ser competitivo, aunque (muy importante) sin caer en la envidia.
  • No ser tacaño, sin ser manirroto.
  • Nunca pretender trabajar con horarios fijos.
  • En consecuencia, sí saber organizar el trabajo, porque siempre habrá más. Al parecer, cuanto más se trabaja, más trabajo se genera, y recomiendan que sea así para la buena
    marcha del negocio.
  • Desprenderse del propio “ego”, cueste lo que cueste. (Los únicos en una editorial que por lo visto pueden permitirse el lujo de exhibirlo son los escritores.)
  • Aprender de los errores casi cotidianos y, por tanto, a ser humilde –dicen que casi en cada libro nuevo el editor se topa con un planteamiento distinto, de modo que nunca cesa de aprender–.
  • Tener lo que suele llamarse “buen vino” y, de ser posible, “buena resaca”, con el fin de participar con buen ánimo en toda suerte de saraos y, al día siguiente, ponerse a trabajar como si no hubiera estado de farra hasta las tantas.
  • Finalmente, saber decir “No” a un manuscrito sin herir susceptibilidades, y “No” cuando el presupuesto lo impida…
  • Y –añade como en sordina– “…aunque se me parta el corazón.”

Tomado de “Cómo se hace una editorial“, Beatriz de Moura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: